Ruta de las Ermitas

Ruta de las Ermitas

Se trata de un bonito paseo circular por camino de herradura, con escaso desnivel y que en una hora ede marcha enlaza las tres ermitas.

La ruta parte desde la Iglesia de San Martín de Tella y nos llevará por un camino en el que encontraremos bordas y eras de piedra y losa para adentrarnos en un bosque, hasta la ermita de San Juan y Pablo (s.XI), enclavada bajo la peña del mismo nombre, también llamado “Puntón de las brujas”. Se trata de la más antigua de las ermitas documentadas de Sobrarbe, declarada Bien de Interés Cultural, que fue consagrada el año 1019, según quedó constancia en su lipsanoteca (caja de madera) que contenía en su interior un pergamino acreditando la consagración llevada a cabo por el Obispo Borrell de Roda de Isábena; que se conserva en el Museo Diocesano de Barbastro, aunque el sillar original situado a la derecha del altar de la ermita, contiene una reproducción. La ermita, de nave única, cuenta con ábside de planta de herradura, cubierto por bóveda de horno apuntada y una pequeña cripta.

Continuaremos por el camino principal para llegar a la ermita de la Virgen de Fajanillas (s.XVI), que consta de una nave cuadrada, corta y ancha, y torre aspillerada.

Una suave pendiente nos llevará a la ermita de la Virgen de la Peña (s.XIII), de nave única cubierta por bóveda de medio cañón. Desde aquí divisaremos el valle de Escuaín, la gran mole de Castillo Mayor y la Peña Montañesa.

Volveremos a Tella por un bonito camino protegido por los muros de piedra que sostienen los prados.

Ruta de los Miradores de Revilla

Ruta de los Miradores de Revilla

Se trata de un recorrido sencillo de poco más de 1 hora que nos permitirá admirar la parte media de la Garganta de Escuaín, la Fuente y el barranco de Angonés, en una magnífica panorámica.

El sendero comienza en Revilla, a donde nos habremos desviado antes de llegar a Tella, encontrándonos poco después con el primer mirador desde donde contemplaremos espectaculares vistas de la Garganta de Escuaín.

Saldremos del camino para ver los restos de la ermita de San Lorenzo en la que aún se pueden ver numerosas inscripciones y símbolos religiosos. De vuelta al camino continuaremos para llegar a otros dos miradores desde donde contemplaremos la bella surgencia en cascada de las fuentes del Yaga, así como la confluencia del barranco de Angonés y la Garganta de Escuaín.

Enfrente, se encuentra el pueblo de Escuaín y la zona inferior de la Garganta.