De origen románico, aunque ha sido profundamente modificado, el templo se sitúa en la plaza del pueblo de Sin y ofrece una estampa típica de las iglesias de montaña: tejado de pizarra muy pendiente para evitar el cúmulo de nieve, torreón a los pies y pequeño cementerio adyacente. El interior de esta iglesia del siglo XVI, de nave única a la que se le han añadido capillas laterales intercomunicadas, alberga una cripta recientemente restaurada, así como los restos momificados de Pedro Falceto, más conocido como Tiburcio.

close

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada, cada mes.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Ir al contenido